Blog

Aquest dijous, 17 de març aterram a Palma. Serà el nostre primer taller de vins a Ciutat. El farem a la Tortillería de Palma, local especialitzat en truites de tota mena, regentat per l’Iván un lleonès que arribà a l’illa fa uns anys.

A banda de poder provar els nostres vins maridats amb les truites de l’Ivan, podrem gaudir d’un petit local on se celebren exposicions itinerants i altres activitats de caràcter cultural.

Al mig del barri de Can Amunt, a la plaça de la quartera, molt a prop del carrer Sindicat ens trobareu aquest dijous a les 21.00 hores.

Us apunteu?

Hi ha 15 places i podeu reservar al telf: 34 650 78 76 36 o escrivint-nos a info@aldarq.com

Ens veiem?, el Mulsum, el Sanguis, Antinoo i Mesalina, vins de recreació històrica elaborats segons els receptaris d’Apici i Columela us esperen. Tos ells acompanyats de les millors truites que podem trobar a Ciutat!!! 😉

La Tortillería

El passat divendres 11 de març vam tenir el plaer de ser convidats per l’Associació Gastronòmica d’Algaida per a realitzar un taller de cuina medieval, en el marc dels actes de commemoració de l’any Ramon Llull.

Aquest cop se’ns presentava un doble repte. Ens presentàvem a Algaida, el nostre municipi, fent un taller per adults i érem els primers a realitzar un taller de cuina a l’acabat d’estrenar local de l’esmentada associació. Per cert tenen un local molt guapo i esperem que el projecte tingui un llarg recorregut. Felicitats!!!

El taller, el vam seguir fent segons el model de tast de vins que tenim, aquest cop sense tast i donant més contingut a la part històrica. Vam realitzar una petita introducció al context històric de Ramon Llull, el segle XIII, d’aquí el nom del taller: Cruïlla de Camins, ja que Llull, al ser de Mallorca, una illa, cruïlla, entre els camins que connectaven el Nord amb el Sud i l’Est amb l’Oest de la Mediterrània. Llull en el seu insaciable camí cap a la recerca del benestar de la humanitat, va emprendre diversos camins per predicar la seva paraula, que llavors era la paraula del Déu Cristià, i mirar de convèncer als no convençuts, per tal d’arribar a la veritat absoluta a través de la raó.

Un cop coneguda la contemporaneïtat del segle XIII vam passar a degustar els plats elaborats pel nostre col·laborador dels fogons, i cuiner, Marcos Martínez. Ens va elaborar tres plats i dos platets, que recollien la tradició jueva, cristiana i musulmana, tradicions que coneixia i que van conviure amb el nostre il·lustre Ramon Llull.

Aquí teniu els plats:

Entrants: Entremes d’ou i formatge i Alberginies amb ceba

Segons: Panxeta amb almadroc

Postres: Menjar blanc i Tishpishti (coca sefardí)

 

 

 

 

Pues sí señores, aún hay quien duda de la procedencia de esta popular y riquísima salsa. Y es sin duda, bajo mi humilde opinión, menorquina y me explicaré.

Durante la llamada: “Guerra de los siete años” los franceses atacaron la fortaleza inglesa de Saint Philip, en el puerto de Mahón y al mando se encontraba el Duque Louis Francois Armanda du Plessis de Vignerot (1696-1788), cuarto duque de Fronsac y cuarto duque de Richelieu entre otros títulos. Político, militar y gastrónomo, sobrino nieto del famoso Cardenal de Richelieu.

Richelieu

Partiendo de aquí existen dos versiones diferentes sobre como este personaje conoció nuestro preciado tesoro culinario.

La primera es que tras su victoriosa campaña, un tabernero local le sirvió esta salsa de aceite y huevo, quedando tan sorprendido que se la llevó consigo a la corte francesa con el nombre de “mahonesa” y ya allí se cambió el nombre a “mayonesa”.

La segunda versión, algo más pecaminosa, hace referencia a que fue una amante noble menorquina que tras sus encuentros amorosos, le servia unos trozos de pan untados con dicha salsa. De aquí que con tanto placer el Duque le pusiese el nombre de “mahonesa” a la salsa en honor a su complaciente Dama de Mahón.

Fuera como fuese este es el recorrido y por tanto el indiscutible origen de esta salsa.

Para los incrédulos les indicaré que hay estudios recientes, basados principalmente en el libro “Art de la Cuina”, de Fra Roger, datada a mitad del siglo XVIII que demuestran el origen menorquín de la salsa, vinculado a la antigua cultura del aceite de oliva en Menorca.

Y como no, aquí dejamos una receta sencilla pero muy rica donde aplicarla.

ESPÁRRAGOS CON AGUACATES Y MAHONESA DE ALBAHACA

Mahonesa     Espárragos

Ingredientes: (2-3 pers.)

Espárragos Blancos………………500 gr.                   Tomate Cherry………..12 piezas

Albahaca……………………………..8 o 10 hojas           Mahonesa……………….2 dcl.

Aguacates……………………………1 pieza                     Yogurt natural…………125 gr.

Vinagre de estragón……………..Unas gotas             Pimienta blanca……….c/s

Limón…………………………………Unas gotas             Sal………………………….c/s

Aceite de oliva virgen…………………………..Al gusto

Elaboración:

Colocaremos los espárragos, bien escurridos y secos con un paño, en un plato o bandeja y salpimentaremos un poco.

Aparte mezclaremos el yogurt con la mahonesa, unas gotas de vinagre de estragón y unas hojas picaditas de albahaca fresca. Reservar.

Pelar y cortar en láminas muy finas el aguacate. Salpimentar y exprimir unas gotas de zumo de limón por encima con un chorrito de aceite de oliva.

Colocar las tiras de aguacate encima de los espárragos.

Colocar los cherrys cortados por la mitad al gusto y decorar con alguna hoja de albahaca.

Se puede salsear por encima o servir la bandeja con la salsa aparte. A disfrutar..!!!!

Como hacemos referencia en el título de este mini artículo-receta, la creencia popular del origen francés del croissant es falsa. Al parecer durante el sitio que los Otomanos aplicaban a la ciudad de Viena, en el siglo XVII, no tenía los resultados deseados. Como consecuencia de ello el Visir Kara Mustafá, ordena a sus tropas cavar una serie de túneles y sorprender a las tropas defensoras. Para que los vieneses no se diesen cuenta, cavaban por la noche, pero no pensaron que la ciudad estaba repleta de panaderías que, por supuesto, trabajaban por las noches. Los panaderos al oír extraños ruidos avisaron a las autoridades, que tomaron las medidas adecuadas, lo que les llevo a la victoria y por tanto a la retirada de los Otomanos. Como consecuencia de dicha victoria la ciudad de Viena obtuvo parabienes y sus regentes solicitaron a los Panaderos-Héroes que elaborasen un bollo que conmemorase tan importante hito. Dicho y hecho, los panaderos dieron forma de media luna, símbolo principal de la bandera Otomana, a una masa dulce. Así “nos comemos a nuestros enemigos” pudo ser una frase literalmente bien expresada. Este bollo viajó por toda Europa y posteriormente los franceses se quedaron con el y hay que reconocerles lo bien que los hacen.

INGREDIENTES: Receta del Maestro Jean-Michel Llorca

  • 1 Kg. de harina de trigo
  • 25 gr. de sal
  • 120 gr. de azúcar
  • 60 gr. de levadura fresca de panadería
  • 200 gr. de mantequilla fría
  • 380 ml de agua fría
  • 500 gr. de mantequilla fría

 

Croissant

Se mezcla las harinas, la sal, el azúcar y el agua. Lo mejor hacerlo con una Kitchen Aid pero como no tengo yo lo mezclo en la panificadora, si no, lo puedes amasar a mano. Luego agregamos la levadura y los 200 gr. de mantequilla y seguimos mezclando hasta que queda una masa homogénea y la masa se despegue un poco de la pared, no queden hilos. Si lo vas a amasar a mano es mejor que te manejes con la mitad de harina y en el resto también la mitad de proporciones.

Se deja reposar 45 minutos tapando con un trapo de cocina.

Cogemos medio kilo de mantequilla bien fría y aplastada.

Extendemos la masa con el rodillo sobre harina, quitamos el excedente de harina y ponemos la mantequilla encima, hacemos un sobre con la masa y seguimos dando con el rodillo hasta que quede bien extendido. Volvemos a hacer el sobre y comenzamos de nuevo hasta 3 veces.

Finalmente dejamos reposar la masa en la nevera como 1 hora y extendemos la masa sobre la encimera.

Cortamos triángulos rectángulos con el cuchillo y formamos los croissants.

Precalentamos el horno a 180ºC.

Pintamos la superficie de los croissants con huevo batido ayudándonos de un pincel.

Horneamos aproximadamente 15 minutos.

Buen provecho

Marcos Martínez

 

Avui és el dia.

Una ullada al cartell que ens ha creat per l’ocasió el nostre dissenyador Domiciano, és brutal! Ens dirigim a Pollença. Toca agafar cotxe, arribem a la Fusteria, al carrer Cecili Metel. El destí ens uneix amb el cònsul romà que va conquerir les illes. Diuen que va tenir que folrar les seves embarcacions amb pells per evitar les pedres llençades pels foners mallorquins.

Esperem no tenir la mateixa rebuda.

No és el cas, dins la Fusteria ens rep en Gabriel, amb el seu equip ens han preparat unes tapes triades per ells mateixos dins la seva especialitat, la cuina mallorquina.

La gent mica a mica omple la sala. Són les nou. Tot complet, el local és obert només per nosaltres.

El nostres vins: Mulsum, Sanguis, Antinoo i Mesalina s’enfronten a botifarrons, quelis, coca de verdures, tumbet i figues seques.

Al final del combat queden les copes buides i els plats nets, no hi ha vencedors ni vençuts en aquests enfrontament de sabors i sensacions.

La rialla i la conversa s’instal.len en la Fusteria, ha sigut un bon àpat, disfressat de tast, de coneixement, d’aromes, amb sorpreses i bona companyia.

Per un moment mentre miro una ampolla buida i sento encara l’olor a vi, penso que hauria passat si els foners haguessin foragitat els romans de la illa.

Daniel Iranzo